¿Quieres preparar una taza de té perfecta? Aprende con Tétique

té ecológico a granel Tétique

La mayoría de las personas que dicen que "no les gusta el sabor del té", es probablemente porque preparan su taza de té incorrectamente. La mayoría de los restaurantes, cafeterías y también las personas en casa que sirven té, tratan de ahorrar tiempo y preparan prácticamente todos los tés de la misma manera, con la misma agua y temperatura.

Para preparar un buen té, hay que respetar cinco cosas: agua, peso de té, temperatura, tiempo y equipo. No necesitas un doctorado para hacerlo, pero sí conocer estos puntos básicos y respetarlos.

Primer elemento para un buen té: Agua

El agua perfecta no existe y tampoco es necesario, pero obviamente si el agua "tiene un sabor raro", también lo tendrá tu té. Una buena agua tendrá alrededor de 150 partes por millón (ppm) de contenido de mineral y para ponerlo en perspectiva, el agua extremadamente dura en algunas de las principales ciudades de España tiene alrededor de 900 ppm.

Hay varias maneras para corregir este problema, en una tienda de té de calidad por lo general utilizan un sistema de filtración de ósmosis inversa, la cual combinado con un cartucho de carbonato de calcio introduce la cantidad apropiada de contenido de minerales en el agua. Como este método es bastante caro, en casa se puede utilizar, por ejemplo, agua comprada en el supermercado leyendo la etiqueta donde siempre está indicado el contenido de mineral, o utilizar una simple jarra de agua con un filtro de carbono, para eliminar el mineral extra y por otro lado los contaminantes como el cloro.

El problema del agua demasiado dura (demasiados minerales) es que extraerá astringencia de su té y el resultado es una infusión rara. El agua que es demasiado blanda no va a extraer la cantidad suficiente de polifenoles que proporcionan astringencia, beneficios para la salud y el sabor, por lo que tendrá una taza de té muy débil.

Lo mejor es utilizar agua fresca porque cuando el agua hierve, se libera oxígeno y por eso no se puede obtener la mejor taza de té cuando el agua ha sido re-hervida en repetidas ocasiones.  

Cantidad de té

Cuando utilizas demasiado té, el resultado será un té amargo y, en el caso contrario, poca cantidad de té hará una taza débil con poco sabor. Lo ideal es una cucharadita para la mayoría de los tés (aprox. 2 gramos) por 200 ml que suele tener una taza de té.

Tenemos tés ecológicos que tienen hojas como un té blanco o algunos tipos de Oolong, donde se requiere dos o más cucharaditas para llegar a 2 gramos. Los tés broken o bien enrollados como el "Gunpowder" requieren un poco menos que una cucharadita para llegar a los 2 gramos en una sola cucharadita. 

Temperatura del té

La temperatura ideal depende mucho de la clase de té. Se utiliza agua hirviendo (120ºC) cuando se prepara tés negros, oolongs oscuro e infusiones de hierbas. Estos tés pueden soportar altas temperaturas y requieren el choque de calor con el fin de romper la hoja y soltar el sabor y los antioxidantes en el té.

Sin embargo, es importante utilizar agua más fría cuando se preparan tés más delicados como el té verde, tés oolongs, verdes y tés blancos. El agua demasiado caliente puede provocar un té delicado al gusto y demasiado amargo o astringente. En cambio el agua demasiado fría provocará un té sin sabor y débil.

Si no tienes un termómetro o un calentador de agua que te permita medir la temperatura, hay una regla general muy básica: cuando al agua hirviendo se la deja enfriar durante 5 minutos, la temperatura se habrá reducido a aproximadamente 90ºC.

Tiempo de infusionar

Hay un dicho que dice "el tiempo cura todas las heridas", sin embargo también hace que la mayoría de los tés se hagan amargos. La regla de oro es de 3-5 minutos para la mayoría de los tés negros, dependiendo de tu preferencia y su fuerza, pero si lo dejas un poco más de tiempo, se convertirán en demasiado astringentes y amargos.

Los tés oscuros como oolong y el té blanco en cambio son mucho más tolerantes. Estos tés saben mejor cuando se deja reposar durante 3-5 minutos, pero seguirán siendo muy buenos con un poco más de tiempo. Para el oolong claro y el té verde, se requiere más atención, dejándolo reposar máximo durante 2-3 minutos (3 minutos si estás buscando una taza fuerte).  

Accesorios para té

El equipo adecuado es también muy importante en el proceso de preparación del té. Cuando se añade agua caliente, las hojas del té pueden aumentar hasta 5 veces su tamaño. Así que para hacer un buen té, necesitas dar a sus hojas el espacio para que se puedan expandir. Si utilizas un filtro de té es mejor uno más amplio y profundo como sea posible.

Casi no hace falta decir que para hacer la perfecta taza de té, hay un requisito más: Un buen té ecológico. Es fundamental apostar por la compra de un té bio de calidad y almacenarlo correctamente. Si el té es bueno, te podrá durar más de seis meses sin problema y sin perder sus propiedades.

¿Está interesado en nuestros productos? Visite nuestra tienda online: