¿Cómo hacer Té helado o Ice tea? En Tétique te lo explicamos

Tés ecológicos Tétique helados o ice tea

Érase una vez un comerciante de té Ingles en la feria mundial de St. Louis en 1904. Se trata de Sir Richard Blechynden que quería promocionar sus mezclas de té negro procedente de la India, pero tenia dos problemas: primero que los estadounidenses solo conocían en esos tiempos el té verde. Y segundo que durante la feria hacía mucha calor y era complicado convencer a alguien para probar su bebida caliente. Entonces para hacer la bebida más atractiva, el comerciante tuvo una idea brillante: echar a su bebida caliente cubitos de hielo. Así surgió el "té helado", que rápidamente se convirtió en el té de verano, una bebida muy popular.

La composición del té helado

Tradicionalmente el té helado tiene su base en el té negro, al que se añade jugo de limón y azúcar o edulcorante. Las diferentes culturas que viven en Estados Unidos desarrollaron diferentes variantes de esta bebida, por lo que el té helado se hace a veces con el té verde, té de frutas o té de hierbas. Y se mezclan con diferentes zumos de frutas.

Hoy en día la industria de gran consumo ha desarrollado refrescos que se conocen como té helado, pero lamentablemente muchos de estos refrescos tienen poco que ver con el verdadero té y se pueden comparar mas bien con gaseosas azucaradas con un contenido muy bajo de extracto de té.

Las bebidas están a menudo muy azucaradas y contienen ácido cítrico en grandes cantidades, lo que puede provocar a largo plazo en su consumo un daño a los dientes irreparable.

Si eres fan del té helado y te gustan las bebidas saludables y bajas en calorías, deberías renunciar a las "gaseosas con extracto de té" y hacerte tu propio Té Helado. El té helado hecho en casa es una alternativa interesante y deliciosa a los refrescos azucarados menos saludables.

Calmar la sed en verano con ICE TEA

Un té helado hecho en casa trae muchos beneficios, ya que se pueden controlar los ingredientes, así como el contenido de azúcar y sus calorías, por lo tanto se puede calmar la sed del verano y al mismo tiempo mantener la figura, sabiendo exactamente lo que estamos bebiendo y sin preocuparnos de si lleva conservantes o sabores artificiales.

Para la preparación del ICE TEA, se puede hacer tanto de té negro, té verde, té blanco, Rooibos, tés de frutas o tés de hierbas y para refinarlo se puede añadir jugo fresco de naranja, piña, cereza o un chorrito de limón. Se puede añadir también los jugos en forma de cubitos de hielo que se congelan previamente.

El té helado se puede preparar de dos maneras diferentes: La manera convencional, es la típica preparación de té, vertiendo agua caliente encima de la mezcla de té, dejando reposar y luego añadir los ingredientes restantes.

Por otro lado el té se puede preparar también con agua fría y a la vez añadir los otros ingredientes. Pero en este caso, él té helado debe reposar alrededor de 12 horas y como base para la bebida refrescante, es recomendable echar el doble de la cantidad de hojas de té porque los cubos de hielo se diluyen el té.  

Para la gente que quiere utilizar bolsas de té, cuatro o cinco bolsas de té son suficientes para un litro de agua. Pero si eres fan del té con un aroma intenso, en realidad es mejor utilizar más té en lugar de dejar que el té repose más tiempo, ya que en algunos casos (té verde / té negro,..) puede suceder que la bebida tenga un sabor amargo.

El té negro recién infusionado debe ser enfriado rápidamente, lo que exige una gran cantidad de hielo. Pero si deja que se enfríe el té negro lentamente, perderá su sabor y tendrá un sabor rancio y soso, además de que se oscurecerá.

Para los tés verdes tanto como para los tés de hierbas y frutas, este procedimiento no es necesario, porque no hay taninos incluidos, las infusiones de Frutas y de hierbas como base para té helado son especialmente adecuados para los niños, las mujeres embarazadas o madres lactantes que quieren beber el té en grandes cantidades, debido a que la fruta o hierba no contiene cafeína en contraste con el té negro y verde.  

Consejos y trucos

Una vez preparado el té, debe ser enfriado antes de ser colocado en el refrigerador, pues de lo contrario el té se vuelve turbio pero no afecta su sabor. El té helado sabe mejor recién hecho, por lo que no es recomendable dejar más de dos o tres días guardado en la nevera. Y si deseas endulzar la bebida con azúcar, es recomendable añadir el azúcar directamente en el té caliente ya que de esta manera los cristales del azúcar se disuelven mejor.

Lo más importante para el té helado son los cubitos de hielo, pues una vez tibio ya no está tan bueno, así que es mejor tener suficientes cubitos de hielo en reserva.

Si quieres probar diferentes mezclas de ice tea o té helado puedes encontrar en nuestra categoría "Ice Té" diferentes mezclas populares. Tenemos una diversa oferta de Tés helados a base de té verde, frutas, hierbas, etc., los mejores sabores de té ecológico Tétique.